Noel Kingsbury en la Argentina y Uruguay

Noel Kingsbury, reconocido paisajista y escritor, además de consultor, investigador y doctor por la Universidad de Sheffield, es uno de los precursores y grandes difusores del naturalismo en el diseño del paisaje. Al igual que en otras artes, esta corriente intenta evocar con gran realismo la estética de la naturaleza, aplicando métodos de la ciencia experimental, en este caso la ecología. Aquí una entrevista a Amalia Robredo, una de sus discípulas en latinoamérica.

 


Noel Kingsbury, reconocido paisajista y escritor, además de consultor, investigador y doctor por la Universidad de Sheffield, es uno de los precursores y grandes difusores del naturalismo en el diseño del paisaje. Al igual que en otras artes, esta corriente intenta evocar con gran realismo la estética de la naturaleza, aplicando métodos de la ciencia experimental, en este caso la ecología. Aquí una entrevista a Amalia Robredo, una de sus discípulas en latinoamérica.
"El naturalismo es una estética que quiebra con las borduras anteriores en las que sólo se invitaba a ver: las plantas estaban ordenadas jerárquicamente, lo bajo adelante y lo alto atrás, mientras que esta propuesta, en la que no hay separaciones invita a descubrir, a atravesar, arecorrer", explica Amalia Robredo, paisajista argentina, radicada desde 2002 en Uruguay y discípula de Noel. "Cambia el ángulo desde el que uno ve. Se rompe también con el minimalismo y fomenta la biodiversidad, no sólo por la gran variedad de especies que se usan sino porque existen distintos estratos: desde cubresuelos, pasando por herbáceas y arbustos hasta árboles de distintas magnitudes; esas diferencias de alturas crean un hábitat favorable para la fauna."

"También se valoriza lo nativo, lo que hace que la plantación sea más sustentable. Al ser plantas que están adaptadas al régimen de lluvia, temperaturas, suelos e insectos no necesitan la incorporación de químicos", añade Amalia, quien conoció a Noel en un viaje, le contó su frustrada experiencia con los roughs y a partir de esa conversación empezó una relación académica y de amistad que ya lleva más de seis años; como fruto no sólo ya tiene en su portfolio varios jardines naturalistas en el Río de la Plata, sino que también publicó, junto con el ornitólogo Eduardo Arballo, "Herbáceas, gramíneas y aves asociadas de la Costa Atlántica de Maldonado", un libro que además de enseñar a reconocer más de 200 especies y aprender sus técnicas de reproducción y supervivencia, resalta sus valores para el paisajismo.


Noel Kingsbury, reconocido paisajista y escritor, además de consultor, investigador y doctor por la Universidad de Sheffield, es uno de los precursores y grandes difusores del naturalismo en el diseño del paisaje. Al igual que en otras artes, esta corriente intenta evocar con gran realismo la estética de la naturaleza, aplicando métodos de la ciencia experimental, en este caso la ecología. Aquí una entrevista a Amalia Robredo, una de sus discípulas en latinoamérica.
"Con Noel aprendí la diferencia entre el rough (donde, a mi entender, no se cortaba el pasto) y los prados y praderas. Prado (meadow) lleva más de un corte anual, Pradera (prairie) lleva un corte anual o cada dos años. En ambos ecosistemas el hombre es parte fundamental, no hay prado ni pradera sin el hombre, porque la sucesión ecológica seguiría su curso y aparecerían los arbustos y luego los árboles", cuenta Amalia.

Ella no es un caso aislado. Son muchos sus discípulos en el mundo. Noel, además de haber publicado más de 15 libros - The new perennial garden (El nuevo jardín perenne), editado por Lincoln, en 2006, fue un hito en la aplicación de los principios de la plantación ecológica y en el diseño de la plantación- es un gran pedagogo y gran parte de su tiempo lo dedica a transmitir su experiencia en distintos puntos del planeta. En noviembre estará recorriendo la Argentina y Uruguay, países donde dará un par de workshops en los que explicará los principios básicos de la ecología en el diseño y las claves de su mantenimiento.

"Sus clases no son recetas en las que dicta cuándo cortar una pradera, sino que enseña a observar la morfología y comportamiento de cada especie para que luego cada uno pueda evaluar y aplicar según la geografía y circunstancia en la que se encuentre. Uno debe volver, estudiar el paisaje y descubrir luego de qué manera editarlo", concluye Amalia.

Para más información escribir a: paisaje.cetra@gmail.com

Fotos: gentileza de Amalia Robredo


Planta del Dia

La Revista

Suscribite por $29,90 y obtené tu tarjeta Club LA NACION ¡GRATIS!

Suscribite

Especiales: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Anuario 2013: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Calendario: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo