Un jardín de líneas simples

Una remodelación que consiguió amplios espacios de césped y diversos usos.

EL CONTEXTO. El punto de partida era un jardín de quince años de antigüedad, con una cancha de paddle al fondo del terreno que ya nadie usaba. Los cercos estaban deslucidos, con plantas que, con el paso del tiempo, habían perdido su forma y su encanto. Los dueños decidieron reformar la casa, y a la vez, modernizar su jardín para que acompañara la nueva imagen de los interiores y las galerías. Sus requisitos fueron: conservar algunas plantas, reubicar la estatua de la Virgen y tener un estanque.

LA PROPUESTA. El proyecto de paisajismo fue un jardín de líneas simples y rectas, con amplios espacios de césped comunicados por escalones también de césped, y puntos focales a lo largo de todo el recorrido. La intención fue lograr varios espacios de uso diferentes, como un lugar de oración, otro de lectura, otro de reposo.

El diseño es el resultado de un jardín de líneas más actuales, pero acompañado de una plantación más bien clásica que armoniza con el estilo de la casa y con las especies que los dueños querían conservar.

Desde el comienzo, se pensó en incorporar la vieja cancha de paddle en desuso como parte del nuevo jardín. Surgió así un espacio más amplio, con un importante desnivel que, al capitalizarlo, permitió armar un lugar dinámico, con grandes escalones de pasto contenidos con madera de durmientes cepillada.

Hoy es un jardín donde logran apreciarse los detalles y los diferentes espacios. Cada rincón cobró nueva vida. El sitio de la Virgen está ahora más cerca de la casa, el estanque con el murmullo del agua se escucha desde la galería y el patio de limoneros recuerda a las villas de La Toscana italiana.

LA REALIZACIÓN. La ejecución de este jardín tuvo tres etapas sucesivas. La primera fue todo un desafío: desarmar la cancha de paddle en desuso que se encontraba en el fondo del terreno. Este trabajo fue complicado ya que hubo que romper la base de cemento y concreto, sacar 0,50cm de tierra y sal que había debajo y acarrear todos los escombros en carretilla desde el fondo hasta la calle que se encuentra en el frente de la casa. Después, hubo que completar con tierra y nivelar todo este sector para poder utilizarlo. El desmonte de la cancha con maquinaria pesada dañó también el sector central del jardín.

Una vez terminado esto comenzó la segunda etapa, que fue la de nivelar y armar las contenciones de durmientes de quebracho y los escalones. Los otros materiales extravegetales que se utilizaron fueron: granza para senderos y entre los canetros y adoquines para marcar bien el límite entre el césped y la granza. Finalmente, en la tercera etapa se colocaron tierra negra y compost en todos los canteros.

Se eligieron plantas de fácil mantenimiento y que conservan su interés en todas las estaciones. Muchas de ellas fueron plantadas de gran tamaño. También se incorporaron algunas gramíneas, pero combinadas con otras especies siempre clásicas que le otorgan elegancia al jardín.

El colorido predominante es el verde en sus diferentes tonos y matices, con toques de color que van desde el blanco de los rosales ‘Iceberg’, pasando por el lila de los agapantos y del jacarandá, hasta los complementarios amarillo y anaranjado. Penisetum (Pennisetum ruppelii y Pennisetum setaceum ‘Rubrum’) y stipas aportan soltura y su gama de rosados y dorados.

Se plantaron grandes ejemplares de liquidambar y cupresus. Se reubicaron algunos rus y varios limoneros en macetas se vuelven casi esculturas que flanquean un sendero.

Se construyó un estanque de mampostería revestido, en uno de sus muros, con laja gris a pedido del dueño y se ubicó cerca de la galería para poder disfrutar del sonido del agua.

Los cercos perimetrales se renovaron con plantas nuevas y jóvenes que otorgan al diseño general un marco verde uniforme. Las grandes masas de gramíneas y herbáceas son las responsables de las variaciones de colores, luces y texturas y se despliegan en canteros al pie de los cercos siempre verdes.

El punto focal en el eje central del jardín es un banco de hierro enmarcado por topiarios, acentuando el estilo clásico que aún conserva la arquitectura y que convive en armonía con las nuevas y frescas incorporaciones.


Planta del Dia

La Revista

Suscribite por $34,90 y obtené tu tarjeta Club LA NACION ¡GRATIS!

Suscribite

Especiales: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Anuario 2013: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Calendario: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo