Anuales: el secreto para tener flores todo el año

De épocas y cultivos variados, estas efímeras plantas poseen la virtud de ofrecernos profusas floraciones en poco tiempo y dejan el legado de sus frutos cargados de semillas para el próximo año.

Las flores de estación tienen un tiempo de vida que transcurre, generalmente, en un período menor a un año. Esto significa que nacerán, se desarrollarán, florecerán y morirán en ese período. De esta forma, podremos encontrar flores de invierno-primavera y otras de verano-otoño.

Es común encontrar en los viveros, según la estación, los diferentes plantines listos para plantar. Así encontraremos en el otoño: violas, prímulas, caléndulas; y en la primavera: conejitos, petunias, copetes, ageratum, zinnias, allisum, nemesias, alelíes, entre otras.

Esta es una pequeña porción de lo que podríamos tener en nuestro jardín. Basta con mirar un catálogo de productores de semillas o navegar por Internet para enterarnos de todas las opciones que están disponibles.

Estas anuales resultan ser plantas más sueltas, que adquieren mayor desarrollo (tamaño, altura) y dan floraciones más impactantes. Desde amapolas, centaureas, espuelas de caballero, arvejillas, nomeolvides, que florecen en la primavera, hasta nicotianas, girasoles, cleomes y cosmos que florecerán en el verano.

De vivero o de producción propia
La pregunta que tal vez nos hacemos es: ¿por qué no pueden comprarse todas estas flores en el vivero? La respuesta es simple: porque muchas de ellas prefieren nacer directamente en nuestro jardín, en el lugar donde crecerán, florecerán y luego, generosamente, volcarán sus semillas para nacer espontáneamente el año siguiente.

Por el contrario, los plantines que se producen y venden en los viveros son plantas que toleran muy bien la siembra en almácigo, el traspaso y la permanencia en macetas. Son también, en muchos casos, semillas muy pequeñas que requieren cuidados especiales a la hora de la germinación (como en el caso de las prímulas), y cuando llegan al vivero ya están endurecidas y listas para ir al cantero. En general, estos plantines no tienen un gran desarrollo. Es por esto que las distancias de plantación son, en líneas generales y de acuerdo con cada variedad, entre 20 y 30 centímetros entre plantitas.

Las anuales de resiembra espontánea como las espuelas, amapolas o cleomes crecen mucho en lo que a altura y ancho se refiere, y suelen germinar de manera densa. Por lo tanto, una vez que han alcanzado los 10 centímetros de altura en el cantero, es conveniente ralearlas a 25 o 35 centímetros entre plantas para que cada una tenga su espacio y pueda florecer y crecer bien, ya que la luz y el aire no sólo son fundamentales para su desarrollo, sino también para conservar su salud.

A pesar de estas diferencias, compradas en el vivero o germinadas en nuestro jardín, las anuales nos garantizan color todo el año, sin escalas.

Aquí realizamos una selección de plantas anuales con sus principales características y épocas de siembra. Si vivimos en zonas de fríos intensos, las siembras deben retrasarse al menos hasta fines de agosto ya que las fechas se refieren a la zona de Buenos Aires.

Mirá estas otras notas relacionadas: ¿Cómo conseguís las plantas de tu jardín: gajitos regalados, las compraste en un vivero...? | Qué conviene plantas elegir para armar tu balcón | Cómo armar un jardín con plantas silvestres | ¿Cómo cuidás tus plantas cuando te vas de vacaciones? | Divisiones: ideas para cubrir cercos con plantas | Riego: cómo cuidar las plantas durante el verano | ¿Cuáles son las mejores plantas para tener en un balcón? | Las cinco plantas preferidas por los paisajistas | 10 recetas caseras para cuidar tu jardín | Como elegir la maceta adecuada


Planta del Dia

La Revista

Suscribite por $42,50 y obtené tu tarjeta Club LA NACION ¡GRATIS!

Suscribite

Especiales: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Anuario 2013: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Calendario: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo