El visitante inesperado: conocé al clavel del aire

Muchas plantas habitan nuestro jardín contra nuestra voluntad. Entre estos visitantes no deseados figura el clavel del aire, cuya llegada parece todo un misterio.

El clavel del aire pertenece al grupo de las epífitas, es decir, al grupo de las plantas que crecen apoyadas sobre otras (aunque, más generalmente, sobre soportes) y que no arraigan en la tierra. Son muy distintas de las parásitas quienes, además de utilizar a otras plantas como apoyo, también se nutren de ellas. Un ejemplo que aclara la diferencia: un clavel del aire puede vivir sin problemas sobre un cable de teléfono, mientras que una parásita necesita de los nutrientes elaborados por la especie que la hospeda.

Cuando invade nuestros árboles, el clavel del aire los afea. Hasta nos da la impresión de que los está matando. Como le atribuimos tal capacidad destructora, nos resulta lógico pensar que, con eliminar la plaga, se restablecerá la buena salud de los árboles. Lamentablemente, esto no es cierto.

Mi hipótesis es que el clavel del aire invade árboles cuya vida está declinando. Cuando el árbol envejece, lo mismo le ocurre a sus defensas, lo que lo vuelve más vulnerable a la invasión, no solo del clavel del aire, sino también de hongos e insectos. No hay una especie arbórea particularmente propensa a atraerlos; es una cuestión de edad y vigor.

Muchos árboles liberan, a través de las hojas y el tronco, sustancias que impiden el crecimiento de otras plantas. La lluvia disuelve estos compuestos, y esta solución termina por cubrirlos. Esta suerte de capa protectora les brinda cierto nivel de inmunidad contra enfermedades y parásitos. Cuando estas defensas bajan, el árbol es más propenso a ser invadido.

No hay demasiado para hacer cuando llega el clavel del aire. Como la observación señala que prefieren apoyarse sobre ramas secas, una manera de ayudar a los ejemplares más añosos es eliminar cualquier rama muerta o enferma. También es fundamental mantener su buena salud cuidando las ramas luego de las podas. De ese modo serán menos propensos a ser atacados por hongos e insectos.

Por: Ing. forestal Gustavo Sosa


Planta del Dia

La Revista

Suscribite por $42,50 y obtené tu tarjeta Club LA NACION ¡GRATIS!

Suscribite

Especiales: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Anuario 2013: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo

Calendario: La herramienta indispensable para todo amante de la jardinera
Conseguilo